fbpx

La natación, el deporte más saludable y completo.

La natación, el deporte más saludable y completo.

La natación está recomendada para todo el mundo sin importar la edad o la condición física. Es un deporte en el que el aprendizaje es muy sencillo y el riesgo de tener lesiones es bajo, esto es debido a que la natación no afecta a las articulaciones como lo hacen otros ejercicios, puesto que al flotar el propio peso del cuerpo no recae en ellas, La natación se trata de un deporte además de recreativo muy beneficioso para el ser humano, ya que al ser principalmente un ejercicio aeróbico, la natación reduce los efectos dañinos del estrés, puede mejorar y corregir la postura y desarrollar un físico característico, a menudo llamada “silueta de nadador”.

La natación viene  a ser un deporte particular, debido a que se puede practicar durante toda la vida, empleando diferentes planteamientos y convirtiéndose en un especialista de todos los estilos de natación.

Beneficios de la natación.

Trabajamos y fortalecemos la mayoría de nuestros músculos corporales, se potencian los músculos de las extremidades, de la espalda y nos protege contra la artrosis  y contracturas musculares y dolorosas, los músculos pectorales y abdominales.

  • Potencia el musculo cardiaco, lo cual mejora el trabajo del corazón.
  • Estabiliza la tensión arterial
  • Estimula la circulación sanguínea.
  • Controla los niveles de colesterol y glucosa sanguíneos.
  • Mejora la capacidad respiratoria
  • Facilita la eliminación de secreciones bronquiales.
  • Fortalece los tejidos articulares previniendo posibles lesiones
  • Combate la obesidad, pues consume muchas calorías.
  • En el verano es muy recomendable
  • Alivia el estrés y disminuye la ansiedad y los síntomas depresivos.
  • Favorece el autoestima y el desarrollo psicomotor
  • Es el deporte menos lesivo; el agua actúa  como una almohadilla protectora para nuestro cuerpo.

Uno de sus puntos fuertes es que la natación es un deporte ideal para todo el mundo especialmente para aquellos grupos de población más delicados como las embarazadas, los bebés o los ancianos. Además es recomendable para personas que padecen enfermedades como la escoliosis (o cualquier problema de espalda) y asma. Es importante elegir el estilo de nado que más se adecue a nuestras capacidades, pero sea cual sea no hay excusa para no echarse al agua.

tambien puedes leer : 5 consejos para una alimentación saludable.